Reflexiones del Borde Palestina/U.S.: Muros de Vergüenza

RedECAP
9 de Agosto, 2011
Reflexiones del Borde Palestina/U.S.: Muros de Vergüenza

por Elizabeth García

(Elizabeth García fue parte de de la delegación reciente de los Equipos Cristianos de Acción por la Paz a Palestina/ Israel. Sus reflexiones han sido editadas por su largo)

Estoy en Hebron, ubicada en los montes de Judea, al sur de Jerusalem en la Tierra Santa. A pesar de que este lugar, al otro lado del mundo de mi hogar en Brownsville, TX, hay muchas cosas similares que experimentamos en el Valle del Río Grande.

Como personas de color, los Palestinos tienen que soportar los acosos diarios de las Fuerzas de Defensa Israelí (IDF), igual que nuestros hermanos de Méjico y otras partes del mundo que son acosados por las Patrullas del Borde y Aduana (CBP).

En Israel, si tú eres un Musulmán, Árabe, o Palestino, probablemente eres terrorista, este pensamiento continúa ya sea que tengas cuatro años o veinte. Las chances son que te estas preparando para lastimar a la comunidad judía. Los anglos norteamericanos piensan que si no eres blanco, automáticamente eres una amenaza a la nación, y por ello debes ser removido. La Operación Fin del Juego, la cual es el plan implementado por U.S. Homeland Security en 2003 para remover a posibles terroristas e inmigrantes ilegales, es el mismo juego que tiene el gobierno de Israel para sacar a los Palestinos de los territorios que controlan. De acuerdo al estado de Israel, Palestina no es un estado, y por ello como eres palestino, no eres ciudadano, como consecuencia no tienes derecho de permanecer en su tierra.

Por ello construyeron el muro, separaron a familias, acosan a las personas en las maneras mas terribles, todo para remover a estos “ilegales.”

Las personas del lado Palestino del muro, no pueden ver a sus familias, no pueden viajar a los lugares sagrados y no pueden enterrar a sus amados con toda la familia, una experiencia igual a muchos de mis amigos en Brownsville y otras partes del Valle.

Estamos a miles de millas, pero lo que sucede aquí y allá es lo mismo. Yo diría que lo que sucede acá es el mismo racismo con el que nos miran acá, como si fuéramos terroristas, como “ilegales”, como objetos que necesitan ser removidos. Los líderes de nuestra nación construyen muros de violencia en contra de nuestra gente; muros de corrupción política y falta de deseo, de ignorancia, desconfianza; muros que crean temor de los otros.

El muro de hierro aquí, como el muro allí, es un símbolo que rompe nuestras comunidades a pedazos. Estas barreras hacen imposible tener una vida normal, hacen imposible mantener una familia normal y relaciones humanas. Los muros son símbolos de vergüenza para nuestras naciones.

Mi única esperanza es que las raíces de la fe cristiana me permita continuar creyendo en que el evangelio romperá los muros de división, de hostilidad entre todos nosotros!!