REFLEXIÓN VIETNAM/TAILANDIA: Lo indecible

redECAP
17 de marzo, 2012
REFLEXIÓN VIETNAM/TAILANDIA: Lo indecible


 por Lorin Peters

 [Nota: La siguiente reflexión ha sido editada por su longitud. L@s que deseen ver el documento original pueden contactar a Peters en <lorinpeters{at}yahoo{dot}com.>]   

 En 1963, Gene Stoltzfus fue a Vietnam como objetor de conciencia conIVS -International Voluntary Services (Servicios internacionales de voluntariado). Seis meses después, Gene, deambulando, involuntariamente ingresó a un campamento de las Fuerzas especiales, y fue bienvenido como un compañero norteamericano. Le preguntó a dos hombres que habían regresado de su patrullaje,  dónde habían estado. Cuando no quisieron decirle, excepto para alardear que habían llevado a cabo varias matanzas, se preguntó, “¿Si yo hablo un poco de vietnamita y no puedo distinguir quiénes son los VC (Vietcong), cómo pueden saberlo estos hombres que no hablan vietnamita?”   

 Para 1966, varios voluntarios del IVS habían sido muertos en emboscadas y por otros medios. Cuando uno de sus colegas, David, fue muerto en el delta bajo circunstancias extrañas, por soldados vestidos de negro como los VC, recibió varios mensajes sugiriendo que quizás no habían sido los VC.

 La siguiente primavera, alguien de la embajada norteamericana amigablemente describió para Gene su trabajo altamente confidencial, que incluía el entrenamiento y supervisión de equipos de soldados imitando la apariencia de los VC. Esa noche Gene no durmió. Gradualmente decidió que esa guerra en realidad era una masiva operación clandestina que incluía el asesinato y el terror de ambos lados, y que su amigo David había sido muerto en el delta por uno de esos equipos secretos de de los EE.UU. .

Las masacres como la de My Lai estaban ocurriendo con regularidad. Otr@s voluntari@s trabajando en Vietnam empezaron a animar a Gene y a otr@s a regresar a casa para denunciar. Docenas de voluntarios IVS renunciaron en 1967. Cuando Gene, en protesta, se encadenó al portón de la embajada de los EE.UU. en Saigón, muchos vietnamitas empezaron a confiar en él, y a compartir sus experiencias y detalles sobre sus familiares que habían muerto o desaparecido.

Cuando Gene llegó a Washington, D.C., empezó a denunciar y eventualmente, décadas después, se convirtió en el director y guía espiritual de Equipos cristianos de acción por la paz, donde yo llegué a conocerlo.

***

En 1966, Lance fue voluntario con el Vietnam Christian Service - VCS,  (Servicio cristiano de Vietnam). Lo conocí por primera vez en enero del 2012, en la conferencia del Tratado de comercio de armas ligeras, aquí en Bangkok. Lance había sido cuáquero de nacimiento. En Vietnam, Lance había vivido, junto con nueve voluntarios más, en un viejo hotel aldeano francés. Pero un año después, luego de la Ofensiva del Tet, él había decidido que era tiempo de trasladarse a Tailandia. Se había enamorado  y contraído matrimonio con Elizabeth Chamnan Panyathiwat, quien se graduó con mi esposa Lacksana, del St. Joseph High School en Bangkok.     

Luego de intercambiar historias por tres horas, le pregunté, “Conoció a Gene Stoltzfus?”

“Sí”.

“¿Sabía que Gene sospechaba que las Fuerzas especiales de los EE.UU. asesinaron a algunos voluntarios IVS?”

Lance pausó por un rato largo, luego finalmente empezó, “Un año luego de que salí de Vietnam, uno de los otros voluntarios en mi viejo hotel francés fue asesinado. Su nombre era Studebaker. [Un voluntario de la iglesia: Church of the Brethren]. Como de costumbre, no hubo testigos. Esto me atormentó y finalmente decidí escribir una historia al respecto. Fue publicado por una o dos de las Iglesias que me patrocinaban.

“Muchos años después, fui a un retiro espiritual. Estaba compartiendo un cuarto con un estudiante de doctorado en psicología, quien también había servido en Vietnam. Le mencioné que había escrito esa historia sobre Studebaker. El quizo leerla”.

“Luego de más de una hora de silencio, repentinamente empezó a gritar, - ¡Yo no lo hice! ¡Yo no lo hice! ¡Yo no maté a Studebaker!”

Sin embargo, admitió que había sido parte del Programa Phoenix que sí asesinó a norteamericanos [y a más de 26,000 vietnamitas].

“Fue muy difícil compartir un cuarto con él el resto de esa semana”.