Acción Urgente de COLOMBIA: Policía Desalojó a Comunidad Violentamente

CPTnet
11 de julio 2014
Acción Urgente de COLOMBIA: Policía Desalojó a Comunidad Violentamente

l jueves 26 de junio, cuarenta y cinco policías antidisturbios, dirigidos por Leonel Gutiérrez Lagares, Inspector de Policía de Vijagual, invadieron la casa de Henry Rincón Rinel, un profesor que hace parte del Guayabo. Después de cuatro intentos de desalojo durante el último año, el Sr. Gutiérrez Lagares con una notificación de sólo 18 horas anteriores al desalojo, ordena la entrega de los predios de Henry tras lo cual la policía antidisturbios entró a la parcela utilizando 15 botes de gas lacrimógeno dentro de un lapso de 7-10 minutos para dispersar a la comunidad y tomar el control de la casa. Durante ese tiempo, la policía antidisturbios causó lesiones a varios miembros de la comunidad, incluyendo reacciones severas a los gases lacrimógenos, cortes y golpes en el cuerpo.  La comunidad se mantuvo tranquila durante el desalojo y se sorprendió de la violencia desproporcionada causada por la policía antidisturbios.

Tome acción: Firme la petición y escriba a la comunidad.

Eric Payares, un líder de la comunidad de El Guayabo declaró justo antes de que actuó la policía antidisturbios que “el Sr. Gutiérrez Lagares es el responsable de lo que pasa aquí hoy”.  El Sr. Gutiérrez Lagares llevó a cabo este desalojo sin una resolución judicial sobre la tierra en disputa y sin la suficiente antelación ya que la carta sólo llegó a El Guayabo unas 18 horas antes, y, por último, aprovechando de un segundo desalojo ordenado para ese mismo día en El Guayabo.

Rodrigo Lopez Henao, quien afirma ser el propietario de los predios de El Guayabo, ha estado aterrorizando a la comunidad desde 2009 en una batalla legal que intenta desplazar a una comunidad de campesinos que han estado explotando la tierra desde 1986. La tierra por la que la comunidad campesina de El Guayabo está luchando para proteger se divide en dos secciones, Altamira y San Felipe.

El Sr. Lopez Henao llegó el jueves 26 de junio a las 9:00 de la mañana a Altamira, acompañado por su abogado, socios, un representante de la alcaldía de Puerto Wilches, el Inspector de la Policía de Puerto Wilches, y 45 policías antidisturbios. Después de horas de discusión entre los abogados, el desalojo de Altamira se aplazó debido a que el desalojo era ilegal y arbitrario.

La comunidad de El Guayabo celebró con gritos de alegría y cantos de alabanza en gratitud. Pero la celebración duró poco, ya que parece que Leonel Gutiérrez Lagares utilizó la amenaza del desalojo de Altamira como una distracción del desalojo que ordenó para la casa de Henry. Tan pronto como el Inspector de la Policía de Puerto Wilches declaró el lanzamiento de Altamira postergado, la comunidad tuvo que correr 20 minutos al norte con el fin de proteger la casa de Henry del desalojo, de la cual la policía antidisturbios se apoderó violentamente.

ECAPeras Hannah Redekop y Sarah Sommers estaban presentes en El Guayabo para el 26 de junio.  Hannah reflexionaba: “fue muy frustrante ver una hermosa reunión de la comunidad alabando a Dios por su protección cambiarse tan rápidamente en un ataque violento en contra de esa misma comunidad.  Desafortunadamente, la ley colombiana continúa favoreciendo a los terratenientes ricos, mientras las víctimas del conflicto son revictimizadas”.

Tome dos acciones:

Exiga al Inspector de Policía Leonel Gutiérrez Lagares que respeta el proceso judicial colombiano y los derechos humanos de la comunidad.

Apoye a la comunidad de El Guayabo.  Escríbales una carta de ánimo y oración.

 
 
Uno de muchos campesinos quienes vinieron de los alrededores para
apoyarza la comunidad no deja entrar a la policía